¿Qué propone la LISTA 1?

 

Por una educación democrática, el desarrollo del Sindicato y la defensa de los trabajadores docentes

 

Los trabajadores docentes que integramos la LISTA 1 somos un conjunto heterogéneo de compañeros, con experiencias sindicales y, en algunos casos, partidarias diversas.

Nos unen ciertos principios y consensos que quisiéramos compartir en el marco de la defensa de la educación pública estatal. Estamos convencidos de la necesidad de transformarla abarcando desde la infraestructura a lo pedagógico, incluyendo el reconocimiento y la defensa de los derechos de los estudiantes, familia y docentes. Para ello es preciso fortalecer nuestro sindicato, ADES-FENAPES, como parte del PIT-CNT y el bloque democrático radical de los cambios.

 Bregamos por una sociedad que supere los límites del capitalismo, tanto en las relaciones económicas de explotación como en sus parámetros ideológicos que las justifican y toleran. En la coyuntura actual esto se manifiesta, como define el PIT-CNT, en la contradicción principal entre un país productivo con justicia social y profundización democrática o uno más dependiente, y por lo tanto imposibilitado de cualquier desarrollo integral y efectivo.

Nuestra concepción educativa responde a la necesidad de avanzar hacia la primera opción. Como ha elaborado FENAPES en su Congreso Extraordinario el centro de dicha concepción es la educación integral e integradora. La que se expresa en formar a la persona como ser social, político, económico y cultural, buscando desarrollar personas “críticas, reflexivas, autónomas, libres, solidarias, comprometidas con la igualdad social y protagonistas de la transformación democrática de su sociedad”.

Educación integral e integradora que abarca cinco ejes:

  • Educación en el trabajo creativo, productivo y liberador, por lo tanto aprender los conocimientos científicos, tecnológicos y humanísticos que permiten construir nuevos conocimientos así como aplicarlos en tareas concretas y desarrollar experiencias que permitan “comprender y valorar el trabajo, como forma de realización personal y colectiva.”
  • Educación para el desarrollo de un pensamiento crítico, esto es, trabajar, profesores y estudiantes, sobre los contenidos desde una posición cuestionadora, problematizadora, de debate, análisis y reflexión profundos.
  • Formación ciudadana: esto es: “formación política para ejercer y defender los derechos individuales y colectivos, y aceptar el reto de la construcción de una sociedad donde las personas contrariamente a ´adaptarse` sean capaces de promover los cambios necesarios.”
  • Educación artística y estética, para el disfrute de las expresiones artísticas de la Humanidad, y obtener la oportunidad de desarrollar el potencial artístico creativo y de expresión y comunicación de cada uno.
  • Educación para una vida saludable, a través de la promoción de una alimentación sana y la prevención de enfermedades, educación de la sexualidad, educación física, educación para el desarrollo sustentable y el cuidado del ambiente. Resignificar el concepto de calidad de vida que el modelo cultural hegemónico intenta convertir en sinónimo de capacidad de consumo.

La aplicación de esta concepción educativa debe ser a través  de un Plan Único para todo el país con Modalidades diferentes de aplicación atendiendo a las diversas situaciones regionales o locales, para asegurar el derecho a que todo educando reciba esencialmente los mismos contenidos.

 

Autonomía y Cogobierno

 La educación que impulsamos es indispensablemente democrática y democratizadora, ya que supone el ejercicio participativo desde la elaboración de políticas hasta las tareas de aula.

Para las políticas debe ser central el Congreso de la Educación, instrumento que hoy cuenta con un marco legal.  Los dos congresos realizados han sido desconocidos por los gobiernos en aspectos esenciales y ello constituye un neto retroceso democrático. Revertir esta situación requiere  construir correlaciones populares determinantes.

El aprendizaje de la democracia en la vida educativa cotidiana implica que los actores directos de la educación participen en los distintos niveles en la construcción y aplicación de las políticas educativas, ello constituye el Cogobierno.  El Cogobierno tiene sentido educativo y solo puede triunfar en la medida en que sus resoluciones sean vinculantes, que no sean desconocidas por autoridades o gobiernos nacionales. Para que esto sea posible el sistema educativo público-estatal debe ser autónomo y por ende actuar con independencia de los partidos políticos que coyunturalmente ejerzan el gobierno.

Ataque a la educación pública. Mercantilización y privatización.

Es innegable la mejora que se ha producido en materia presupuestal, incluyendo lo salarial, bajo los gobiernos del Frente Amplio, así como un avance en la participación de representantes electos por los trabajadores en el gobierno de la educación pública . Sin embargo, estos avances y mejoras son absolutamente insuficientes y las políticas desarrolladas para el sector en las últimas décadas se oponen a la concepción de educación que defendemos.

Desde los representantes del Poder Ejecutivo se ha profundizado el ataque a la educación pública estatal, especialmente Educación Secundaria, con el apoyo de los partidos nacional, colorado e independiente.

Por un lado se ha hecho centro en que la educación debe ser la herramienta que compense los “males sociales” emergidos de una sociedad dividida en clases que los engendra permanentemente. Esta postura implica la aceptación de un concepto conservador que intenta presentar al Sistema Educativo como algo autónomo de la sociedad y sus contradicciones.

De allí la apuesta a múltiples “políticas focalizadas” que  apuntan a asegurar las llamadas “trayectorias educativas” desde el punto de vista de las habilidades a adquirir, con índices a cumplir, diseñadas a nivel internacional pero acogidas y desplegadas en el plano nacional por “tecnócratas” de las más diversas profesiones sin mayor vinculación a la práctica cotidiana en la educación media. Contando con un fuerte aparato propagandístico han buscado convencer a los alumnos que sin esfuerzo se puede aprender y a los docentes que si aquellos no lo logran es por nuestra culpa, ya que somos “rígidos”, corporativos, etc.

Al decir del Congreso Extraordinario, esta política apuesta a la mera capacitación desde una mirada utilitaria, pragmática y economicista: “formación de mano de obra dócil y barata – a la vez que calificada según la demanda empresarial”.

Por otro lado se busca progresivamente implantar la mercantilización de la educación. Parte de ello que la siguiente etapa de construcción de centros educativos mediante las PPP (Participación Público Privada) implique aspectos de la gestión educativa, liceos públicos de gestión privada con selección de alumnos y familias que se muestran como la alternativa eficiente frente a los liceos públicos estatales, las aulas virtuales de programadores que en perspectiva pueden sustituir profesores. Es que el sector educativo es un gran negocio de cientos de millones de dólares si se lo desregula y privatiza.

Sin rehuir a plantearnos que también hay elementos que modificar del trabajo docente, entendemos que el asunto de fondo es implementar una política educativa verdaderamente democratizadora, con recursos adecuados no solo para atender lo contingente sino para proyectar una educación que contribuya a la transformación de las estructuras económicas y sociales injustas, pero que, como señalábamos, no podrán ser modificadas exclusivamente desde lo educativo.

Democratizar y fortalecer a ADES

Creemos firmemente que la organización sindical debe ser una herramienta poderosa y cercana a los trabajadores para construir esta transformación.

Por ello es necesario ampliar y fortalecer a nuestro sindicato con un trabajo constante y sistemático que potencie todas las instancias orgánicas, y no  solamente la Asamblea General. La Democracia sindical no puede ser entendida desde una sola instancia, donde generalmente el espacio para la generación colectiva de ideas se dificulta porque se concurre con posicionamientos predefinidos, muchas veces el número de asistentes es limitado y se adoptan resoluciones que no procuran contemplar al conjunto de los afiliados.

El estatuto de ADES es sumamente valioso e indicativo en ese sentido. Reivindicamos la “elaboración, trabajo y decisión” de los núcleos liceales, cuyos delegados actuando en conjunto con la Comisión Directiva conforman la Mesa Representativa. Porque de esa manera es la participación cotidiana de los compañeros de cada liceo la que define “todo asunto que ataña a la vida de la Asociación”, permitiendo que las Asambleas Generales se vean realzadas para convocarlas cuando nos encontremos en instancias que amerite (trazar el plan de trabajo anual, conflictos agudos, etc.).

Por otra parte esto permite elevar el papel de los núcleos al identificar y enfrentar problemas comunes, poniendo los de cada liceo en una perspectiva global.

¿Pero para qué?, para lograr ampliar el número de afiliados y la participación activa de los existentes desde el respeto y el debate franco pero fraterno. Que el compañero docente sienta que tiene un lugar donde participar y aportar sin ver “enemigos internos”. La propia dinámica que adquieren nuestras asambleas (con largos informes y opiniones muchas veces individuales antes que se comience a debatir y resolver los puntos del orden del día, a la vez que ocasionales ataques virulentos a quien plantea ideas diferentes a las circunstanciales mayorías) alejan a los afiliados de esos espacios de participación en la cotidiana, aunque lo hacen en momentos de conflicto.

No compartimos la concepción de que luchar es igual a tomar ciertas medidas, como el paro ante cualquier circunstancia y la huelga casi como fin en sí mismo, como si avanzar en la educación pública y los derechos de los trabajadores supusiera exclusivamente un problema de qué medida se adopta y cuánto se puede sostener. Incluso porque esa posición, que reduce todo problema a un “tema de principios”, en un juego de “todo o nada”, limita y paraliza la capacidad de modificar la realidad del sindicato, haciendo el juego a quienes desde el gobierno pretenden impulsar su proyecto educativo regresivo. (Y a los que desde fuera del gobierno se favorecen de esta parálisis).

Claramente hay una diferencia de método, para nosotros el avance hacia la educación popular no puede realizarse exclusivamente desde la medida sindical, debe involucrarse a grandes porciones de los trabajadores y el pueblo en general trabajando para que pasemos a la ofensiva con la Propuesta Política – Educativa de Enseñanza Media de la Federación, que incluye, evidentemente, un presupuesto económico financiero asociado. Es decir, la medida sindical por si sola no alcanza, sino que incluso termina encubriendo o distorsionando los núcleos duros en los que debería concentrarse la reflexión y la elaboración de la lucha estructural.

Fomentar la participación desde los núcleos liceales, con una estrategia que no dilapide los esfuerzos en una sola medida, sino que las acciones que desarrollemos permitan el máximo resultado con el menor costo, es la apuesta que pretendemos proponer a todos los compañeros en este 2017 de Rendición de Cuentas que implicará la asignación de gastos e inversiones para el resto del quinquenio.

Invitamos a todos los compañeros a trabajar en conjunto para desplegar esta perspectiva de propuesta y de lucha, fortaleciéndonos como trabajadores docentes, que perseguimos los mismos objetivos y necesitamos unos de otros, en unidad y con fraternidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑