Propuesta de moción de resolución – Asamblea General 13/11/21

En nuestro último Congreso de la FeNaPES establecíamos claramente los límites que involucraron al modelo progresista, a la vez que trazábamos una clara caracterización del gobierno que asumiría, como de derecha, extrema derecha, con elementos fascistizantes. Los límites del progresismo, basado en un modelo de distribución del ingreso, políticas sociales de amortiguación de las desigualdades de orden estructural, inversión extranjera directa, tuvieron su correlato en el campo educativo, con una política de aumento del presupuesto, recuperación salarial, que encontró en la aplicación de políticas educativas erráticas un límite que se sustenta en lo anteriormente expuesto.

Todas estas limitaciones no se pueden comparar con el ajuste que despliega este gobierno, ajuste que reconoce tres dimensiones muy claras: la supresión salvaje de derechos, la académica pedagógica (reforma educativa) y la presupuestal. Estas dimensiones no son inconexas, se plantean junto a un marco jurídico que legitima su accionar: la LUC, esto consolida un proceso de desmantelamiento de la Educación Pública, sentando las bases definitivas de un proceso de privatización y mercantilización.

La asunción del nuevo gobierno desplegó una batería de medidas de ajuste, que pusieron y pondrán en tensión metodologías de cómo debemos enfrentar la embestida conservadora. El presupuesto con reducción de gastos e inversiones, las pautas de pérdida salarial, y la LUC son los motores de ese ajuste. Estamos convencidos que en tiempos de una ofensiva feroz del bloque de poder, debemos profundizar nuestro marco de alianzas, en la perspectiva del fortalecimiento del bloque contrahegemónico, que logre un amplio apoyo popular, la disputa en el plano educativo no debe estar ajena a esta construcción estratégica, que debe desplegar la táctica adecuada para esa construcción. Una caracterización similar fue también adoptada por el Congreso del PIT-CNT, que planteó una clara perspectiva de lucha promoviendo los mayores niveles de acumulación de fuerzas posible para afrontar el momento histórico que vivimos.

La cuestión está en intentar desempeñar un trabajo amplio y unitario que, sin descuidar los conflictos y problemas específicos, pueda atacar de raíz a los instrumentos de la derecha que buscan imponer su programa neoliberal. Ya tenemos un largo camino recorrido en ese sentido, como lo es el papel clave que ha desempeñado nuestro sindicato en la gesta histórica de las 800 mil firmas, que permitirán que se lleven a referéndum los 135 artículos de la LUC, entre los cuales se encuentran el capítulo completo sobre educación que es el sustento jurídico clave de la reforma educativa en curso; la aplastante victoria en las elecciones de representantes al CoDiCEN, esto nos permitió recuperar los dos cargos en el organismo, además de desarticular el discurso del bloque de poder respecto a la representatividad, vigencia, y legitimidad de los sindicatos y en particular de nuestra federación, estos dos mojones son la prueba cabal de que este camino metodológico, conduce al fortalecimiento de la herramienta, traza la perspectiva.

Para poder desplegar mecanismos tendientes a combatir esta política de ajuste es necesario sopesar la capacidad de movilización que hemos podido desplegar en las últimas instancias, así como las diversas variantes tácticas que debemos desarrollar para llegar a la masa del profesorado, para que este se apropie de los reclamos que estamos posicionando en nuestra plataforma.

El problema central de un intercambio de estas características no debe basarse en la lógica: “huelga si, huelga no”. La elaboración debe ser desarrollada en el marco de un conflicto potente que no puede ser fruto de una construcción maniqueísta. La profundidad y el éxito de una confrontación con este gobierno debe tener en cuenta aspectos claves, del cuándo, el cómo, y con quiénes; es bajo esos elementos que debemos construir la mejor síntesis.

Las últimas movilizaciones masivas que hemos realizado han sido en el marco de resoluciones nacionales, en coordinación con los sindicatos y gremios de la educación o con todo el movimiento sindical, y han repercutido significativamente en la difusión de las plataformas reivindicativas y en el posicionamiento de las mismas en la opinión pública.

Pensando en una estrategia que pueda frenar diferentes aspectos la política de ajuste del gobierno es necesario rodearnos de pueblo. Desplegar una medida prolongada de la envergadura de una huelga general implica analizar cuidadosamente los factores que contribuyen a tener mayores posibilidades de éxito, no cuando el enemigo quiera empujarnos mediante provocaciones.

En el año 2022 confluyen, por un lado, la reforma educativa anunciada, un mayor nivel de agudización de la política económica y, si realizamos el esfuerzo necesario, una muy posible victoria para la anulación de los 135 artículos de la LUC. Por otra parte, el impulso de esta victoria, junto con las acciones puntuales y organizativas que adoptemos pueden ir generando las condiciones subjetivas para un conflicto de relevancia con el conjunto de la Federación, que a priori no descarta ninguna medida.

En el marco de este análisis entendemos que el próximo golpe que debemos ayudar a efectivizar, es el triunfo en las elecciones del BPS y posteriormente el ya mencionado referéndum para la anulación de 135 artículos de la LUC, que se desarrollará a fines de marzo o principios de abril del próximo año, a la vez que despleguemos aquellas medidas que nos permitan movilizarnos con los gremios y sindicatos de la educación, y el pueblo todo por las reivindicaciones específicas. No podemos pensar en que lo que resuelva ADES Montevideo deba ser seguido por los demás sindicatos o filiales de nuestra Federación, sino en la construcción colectiva de aquellas medidas que podamos llevar adelante todos y todas.

En el sentido de lo anterior, reivindicamos, como siempre lo hemos hecho, que nuestra filial trabaje por realizar movilizaciones en el marco de la FENAPES y la CSEU. En función de lo anterior, entendemos que desarrollar una huelga en este momento (o en cualquier momento), debe ser en el marco de la FENAPES. Por lo tanto, de haber condiciones en FENAPES de llevar adelante una huelga, nuestra filial debería acompañarla.

En caso contrario, entendemos que nuestra filial debe seguir trabajando por hacer masivas las movilizaciones que ya tenemos resueltas, incorporando a su desarrollo a la mayor cantidad de gremios y sindicatos que sea posible, así como contribuyendo a dotarles de carácter nacional. Asimismo, desplegar una serie de actividades propagandísticas que visibilicen la situación y contribuyan a su comprensión pública, para lograr la adhesión de la población.

En función de eso, ADES Montevideo resuelve:

1. Considerando que tenemos votada una movilización, que debió cambiar de fecha, y para la cual ya se está trabajando, realizar ese día un paro de 24hs, denunciando el ajuste de grupos y horas de trabajo, la elección de horas en forma virtual, el cambio en la modalidad de asignación de horas de tutorías haciendo patente lo resuelto por la LUC, la persecución sindical, entre otras.

2. Proponer en la AGD de FENAPES que adopte esa fecha para la realización de un Paro Nacional, con actividades de las distintas filiales.

3. En el marco de ese paro de 24hs, realizar una jornada activa de actividades descentralizadas:

a. En la mañana realizar volanteadas en puntos estratégicos a definirse entre los núcleos, los zonales y la comisión directiva

b. En las primeras horas de la tarde, enviar una delegación a realizar la entrega simbólica de tijeras y juegos de geometría al CODICEN (que ya tenemos votada), convocando a la prensa

c. En la tarde, llevar adelante la movilización, apostando a un trabajo previo de visibilización y realizando en la misma distintas intervenciones que tengan una posterior repercusión en redes sociales.

4. Seguir trabajando en el recuento de grupos para calcular el recorte, y realizar una fuerte campaña de propaganda en relación a este, y la exigencia de la reincorporación de los grupos recortados.

5. Continuar el trabajo de denuncia sobre la falta de negociación colectiva y atentado a las libertades sindicales, particularmente aquellas vinculadas al acceso al trabajo y la elección de horas. Sumar compañeros/as al trabajo de guardias gremiales en la elección de horas para velar por su transparencia y realizar una publicación y denuncia semanal de la suma de las irregularidades que se presenten (además de la presentación de la denuncia en cada caso, como hacemos habitualmente)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: